El tema de los Servicios de Salud Universales, Salud Universal o Universalización de los Servicios de Salud ha sido un tema fuertemente criticado durante los últimos años, pues desde la firma del “Acuerdo Nacional Hacia la Universalización de los Servicios de Salud de los Estados Unidos Mexicanos” en abril 2016, se han generado una serie de incógnitas y teorías acerca de cómo impactará en nuestro sistema de salud actual. En este artículo, abordaremos los puntos principales de este acuerdo, al igual que las principales ventajas y desventajas de contar con estos mecanismos y estrategias.

El acuerdo firmado el 07 de abril, 2018 por las autoridades correspondientes a la Secretaría de Salud (SSA), Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) se centra en establecer mecanismos que puedan llevar a una suma de voluntades y capacidades de los organismos mencionados anteriormente, y de la misma manera, llevar a cabo estrategias que permita el otorgamiento de servicios de salud de calidad aceptable para toda la población independientemente de su demografía y estatus social. Los firmantes se comprometieron a cumplir los siguientes puntos (resumidos directamente del acuerdo disponible en la página oficial del Gobierno Mexicano):

1. Lograr mayores niveles de eficiencia y adecuada atención de las necesidades de la población mediante la solidaridad y corresponsabilidad de los organismos mencionados anteriormente.

2. Fortalecer la coordinación de acciones entre el Programa IMSS-Prospera y el Sistema de Protección Social en Salud, así como con los demás sistemas de servicios de salud que forman parte del acuerdo.

3. Alentar la construcción de un modelo de atención homogéneo, con una operación integrada y coordinada entre todas las partes.

4. Avanzar en la construcción de una cultura de respeto a los derechos que tienen los usuarios de los servicios de salud, a fin de garantizar el acceso, calidad y oportunidad de la atención médica, así como la protección financiera de los usuarios.

5. Impulsar la operación, uso y actualización continua del Padrón General de Salud, a fin de identificar a personas y relacionar su condición de aseguramiento en tiempo real, para permitirles acceder a los servicios a los que tienen derecho en cualquier institución de salud.

6. Propugnar por el diseño y aplicación homogeneizados, de carácter interinstitucional, de guías de práctica clínica, protocolos de atención, grupos relacionados de diagnóstico (costos), expediente clínico electrónico y demás herramientas que coadyuven, a lograr en el mediano plazo, la universalización de los servicios de salud.

7. Impulsar un sistema de salud eficiente, con mecanismos que permitan mejorar su desempeño y la calidad de los servicios, que consideren esquemas de planeación, evaluación del desempeño y rendición de cuentas a la población.

8. Redefinir las directrices de coordinación del sistema de salud, para garantizar el uso ordenado de sus recursos financieros, la mejor utilización de la infraestructura hospitalaria y el óptimo desempeño de los recursos humanos, a din de hacer efectiva y equitativa la protección de la salud para toda la población.

9. Fomentar la formación y capacitación de especialistas médicos que satisfagan los requerimientos de servicios de salud de la población, así como alentar una retribución adecuada.

10. Propiciar la corresponsabilidad de los derechohabientes y beneficiarios en el cuidado de su salud, mediante acciones que favorezcan la modificación del os determinantes que influyen en ella.

Según la Organización Mundial de la Salud, por lo menos la mitad de la población a nivel mundial no cuentan con cobertura total de servicios de salud básico/esencial, mas de 100 millones de personas son orilladas a situaciones de “extrema pobreza” al tener que pagar por servicios de salud y más de 800 millones de personas gasta, por lo menos, el 10% de su presupuesto para pagar por servicios de salud.

La #SaludUniversal se enfoca en proveer servicios de salud que beneficiarían a cada miembro de la sociedad, esto con la consigna de proveer protección al riesgo financiero, aumentar el éxito en la prestación de servicios de salud y en proveer acceso a servicios de salud. A diferencia de una cobertura total, la Salud Universal puede determinarse por factores principales: 1) ¿Quién está cubierto?, 2) ¿Qué servicios son cubiertos? y 3) ¿Cuál es el costo cubierto?

Entre las principales ventajas de la Universalización de los Servicios de Salud podemos mencionar lo siguiente:

  • Acceso equitativo a la salud: cada miembro de la sociedad tiene acceso a los servicios de salud sin importar su estatus social.
  • Mejoramiento de la salud pública: los ciudadanos tienen acceso gratuito para condiciones básicas, eliminando el temor a no poder pagarlo. Esto reduce fuertemente la propagación de enfermedades infecciosas, al igual que demás problemas que por falta de atención representen un riesgo.
  • Menor papeleo: todos se encontrarán bajo un mismo sistema, lo que representa que los médicos dejarán de preocuparse por temas irrelevantes hacia la atención del paciente (como las aseguradoras).
  • Reducción/Eliminación de situaciones de quiebra en salud: la mayoría (62%) de las quiebras relacionadas a salud en EEUU durante el 2007 se relacionaron con gastos médicos, aun para aquellos con cobertura.
  • Promover el emprendimiento: según el Kauffman-RAND Institute for Entrepreneurship Public Policy, la Salud Universal alimentará el emprendimiento en salud, ya que la mayoría de las personas no emprenden por miedo a perder su cobertura médica otorgada por su empleador.

Aunque pudiéramos pensar que hemos perdido el tiempo no buscando la Universalización de los Servicios de Salud, esto no necesariamente evita lo siguiente:

  • Tiempos de espera prolongados: al multiplicar los usuarios que pueden atenderse en determinada dependencia (por cuestiones de ubicación, practicidad o preferencia), la resultante puede culminar en usuarios no atendidos a tiempo. Debido a que este sistema es ejecutado por una entidad gubernamental, los servicios de salud pueden demeritarse por cuestiones burocráticas.
  • Proyección hacia el estado socialista: debido a que la Salud Universal requiere de recursos, es seguro que el estado deba de aumentar los impuestos para alcanzar este sueño, lo que de cierta manera encausa hacia una ideología socialista donde el gobierno controla la distribución de bienes y servicios. La introducción de este sistema puede dirigir hacia una distorsión económica, lo que pudiera llevarnos a depender del gobierno en otros aspectos de la economía. De la misma manera, puede disminuir el dinero que los profesionales de la salud pueden percibir, lo que reduciría considerablemente la preferencia por esta profesión y culminaría en una sequía aun mas fuerte de estos profesionales.
  • Sin competencia, no hay innovación: la Salud Universal elimina el “libre mercado” para la salud, donde los precios pueden ser más baratos. Esto disminuye el incentivo de crear mejores medicamentos o de buscar un servicio de mejor calidad en atención a la salud, al igual que impactar directamente en la competencia en salarios para profesionales de la salud.

Mientras que el riesgo puede ser grande, existen países con servicios de salud gratuitos como Noruega (desde 1912), Alemania (desde 1941), Reino Unido (desde 1948), entre otros.

El acceso a salud fue declarado un derecho humano por la Organización Mundial de la Salud, en el cual se establece que las personas tienen el derecho a servicios de atención a la salud proporcionados por el gobierno. Sin embargo, comprender por que el acceso a servicios de salud sigue siendo una de las principales preocupaciones en países como México representa un análisis complejo, y hasta muchas veces, inconcluso.

Adicional a esto, el papel que juegan las Tecnologías de la Salud se relaciona directamente con cualquiera de los compromisos pactados, ventajas y desventajas mencionadas anteriormente, pues como bien sabemos, existe una corresponsabilidad entre médico, equipo médico e infraestructura con la cual ofrecen servicios de diagnóstico, tratamiento o rehabilitación a sus pacientes. Esta es una de las principales áreas de oportunidad que logramos detectar en los acuerdos pactados, pues generar compromisos puntuales que refuercen el buen uso, calidad y actualización del equipo médico es vital para mejorar los servicios de atención sanitaria independientemente de su modalidad.

Por esta misma razón, en nuestra edición 2018 de la Feria Internacional de Estrategias y Tecnologías para la Salud #FIETS2018 abordaremos la Universalización de los Servicios de Salud en compañía de expertos en el tema, donde buscaremos no solo debatir, si no proponer conclusiones en este foro para coadyuvar a que los servicios de salud en nuestro país sean cada vez mejores, costeables y accesibles para toda la población.

Referencias

  • Gobierno de México. (2016). Gobierno de México. Obtenido de Acuerdo Nacional Hacia la Universalización de los Servicios de Salud: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/76997/ACUERDO_NACIONAL_FIRMADO_7_ABRIL_2016.pdf
  • Senado Gobierno de México. (s.f.). Senado Gobierno de México. Obtenido de Cobertura Universal en Salud: Lecciones Internacionales Aprendidas: http://www.senado.gob.mx/comisiones/seguridad_social/docs/Mesa03_1.pdf
  • WHO. (2017). World Health Organization. Obtenido de Universal Health Coverage (UHC): http://www.who.int/en/news-room/fact-sheets/detail/universal-health-coverage-(uhc)
  • WHO. (2018). Pros and Cons of Universal Healthcare.